Archivo de la etiqueta: jurgen klopp

El cajón de sastre

19112-944-582Al Real Madrid le pasó lo que a cualquier solterón un mediodía dominguero: fue a freír dos huevos y se le partió la yema. Con suerte, consiguió salvar el alimento y presentarlo de aspecto comestible en la mesa, si bien su foto plastificada no valdría ni para adornar el bar de la esquina. Se presuponía un día de celebración y regocijo, nada que empañara un 3-0 cómodo de la ida por mucha trampa que Klopp preparara en el Iduna Park, que debe a su nombre la misma fidelidad que las monarquías a su deber, o sea, nula. Y es que el Real Madrid goza de sufrimiento europeo por naturaleza, como una especie de tradición masoquista que resta mérito a cualquier acción que no esté impregnada de sangre, así que decidió autozancadillearse por si acaecía alguna duda de su impuntualidad anual.

Es desagradable esta actitud madridista de resbalar siempre en suelo alemán, normalmente a la misma altura, en las eliminatorias decisivas, para ruborizar su imagen. Lo hace con cierta desazón terrenal y una bandera que jura un no volverá a ocurrir con letras de plastilina, a lo que los alemanes responden con un incipiente crecimiento de colmillos por toda dermis sugestiva de daño al contrario, pues no se entiende otra razón por la que mordían tantos balones como sombras de remontadas se arremolinaban en campo merengue. Hubo un amago, un lapsus corto, casi un engaño, que sepultó con maderas la ventana del pesimismo y hasta se asomó un pulgar hacia arriba por el banquillo de los visitantes: Piszczek tocó el balón con mano izquierda en propia área, asunto que al árbitro de la contienda pareció entender como pena máxima pese a la otra pena, de aficionados y jugadores locales, y risa socarrona de Klopp, quien comprendía como destino aquel sobresalto. No todas las trampas iban a ir a su favor. El caso es que Di María resbaló y cayó el fideo en la sopa de infortunios recién calentada con primera cucharada para Weidenfeller. Ahí se rompió el Madrí como lo hacen las onzas de chocolate: de una sola vez y sin migajas.

Entonces se atisbó un hambre atroz en los alemanes, que usaron de trampolín la desgracia para empotrarse contra la meta de Casillas. Es una debilidad (otra) del Real Madrid el dar facilidades a los contrarios a través de sus propias miserias, de sus desgracias. El de Ancelotti es un conjunto visiblemente afectado en la desdicha y consecuentemente vulnerable en la reacción, que ofrece la posibilidad al adversario de atacarle sin pudor como única opción a riesgo de asemejarse a un regional si rechaza la invitación. La primera parte fue un festín de despropósitos en campo visitante, un caldo de cultivo de errores que castigaron bisoñez (Illarramendi) y experiencia (Pepe) en dos acciones que de haber significado eliminación se habrían trascrito al libro de mayores irrespetuosidades al fútbol. Ya les digo que cualquier equipo con un mínimo de amor propio no hubiera rechazado semejantes bandejas de oro que sirvieron los antes nombrados en forma de despejes (o despellejos), y el Borussia es (sigue siendo) subcampeón europeo. Perfectamente hubieran pasado el vasco y el portugués como culés disfrazados si no llegaron a costar tanto.

Fue Reus, el futbolista que mejor combina la estética física con la estética futbolística, el que afeó la zaga madridista. Primero hizo flotar a Casillas cual Cristo en Monte Calvario, sin cruz pero con un rostro que evidenciaba pinchazos en la cabeza, como si llevara una corona de espinas punzándole el cráneo; después lanzó la jugada del segundo tanto y remató lo que dejó vivo Lewandowski en el palo. Marko necesitaba redención por no enclavar en Chamartín y al encarar la bocana de vestuarios al descanso había fuentes que afirmaron ver una aureola alrededor de su testa. Qué jugador este Reus, capaz de hacer recular totems con la mirada, imagínense a Ramos, Pepe y Xabi con el culo pegado al césped y suplicando por sólo la puntita. Grotescos eran sus pases interiores, suaves al colocar el pie y tajantes en la ejecución hasta el punto de formar rotondas de tráfico a su alrededor.

El mayor dolor para el Real Madrid fue que el BVB no dominó, pues sólo aprovechó la inercia del nerviosismo y la descolocación (física y mental) del visitante. El Madrid sufrió porque su descomposición era colectiva y su enjuiciamiento, fácil y rápido. Sí es verdad que se desperezó en la segunda mitad, cuidado con lo que se podría haber montado si no llegan a mover un dedo, aunque sea por decoro. Benzema y Bale se camuflaron de islotes desiertos, pero acertaron a conectar disparo en alguna acción para mostrar dorsal con pésimo resultado (y acertadísimo para Hummels). Se estabilizó el juego durante unos minutos, los suficientes para creerse a salvo antes de que Mhkitaryan lanzase al palo cuando Iker ya miraba al círculo central. La acción que precedió al olor ciscado del madridismo erigió en Reus (otra vez) su verdugo. Bien por confirmar los elogios o bien porque en esos momentos no había mayor talento que el suyo, filtró un balón entre tres centrales como el que enhebra: con suma delicadeza. Suerte que el armenio creció viendo a los Redondo o Mijatovic, pues si no es inexplicable que concediera el indulto por segunda vez (ya falló un remate en área chica durante el minuto 18).

Casillas no había engrosado portadas hasta entonces y vio oportuno comenzar con el recital que gusta a la prensa. Hasta en tres ocasiones paró a bocajarro balones que tenían serigrafiados prórroga en sus cueros y que quedaron prorrogados porque así lo quiso el de Móstoles. El testigo lo recogió Casemiro al cambio, que se sintió estupendo en el caos. Gustosa labor la del brasileño, quien desempeñó lo que mejor sabe hacer, o sea, no crear fútbol, y a punto estuvo de salir beatificado de Dortmund con la retirada de su camiseta y un lema a su espalda: “Aguanta la bola y mantendrás tus pelotas”. O algo así parecí entender a Sanchís.

El coste moral de estas semifinales es autodestructivo para los madridistas. No rebosan capacidad de reacción entre sus atributos y se empequeñecen al mínimo síntoma manifiesto de superioridad contraria. A entrenar se envía, si es que se puede, la fragilidad que exponen. Con el final de temporada incandescente, el Real Madrid se asemeja a un cajón de sastre, del que se puede pinchar uno con la aguja contaminada o sacar un pepinillo de la cena anterior, que es lo mismo que confiar en la incertidumbre, una costumbre que rara vez se recompensa con la Copa de Europa.

Twitter: @Ninozurich

Anuncios

Esperar y correr, la única oportunidad del Borussia

reusLlega el partido contra el Borussia de Dortmund con ánimo de vendetta entre los aficionados y jugadores del Real Madrid. El ambiente es, no obstante, algo deslucido, por la percepción de que el equipo germano no llega en las mismas condiciones del año pasado.

Cuando tuvo lugar el sorteo, el equipo blanco era favorito claro. Hoy, unas horas antes del partido, sigue siendo así, pero el Madrid dista ahora mismo de ser ese equipo sólido que cabalgaba por encima de los 30 partidos sin conocer la derrota. El bajón físico de Modric o Alonso, preocupa. Además de la derrota contra el Barça, el partido contra el Sevilla evidenció grietas en la zaga cuando tuvo que correr hacia atrás. Y es de esperar que en la eliminatoria lo tenga que hacer varias veces.

Aunque la baja de Mario Götze es ciertamente la única de nivel que ha sufrido el equipo, las lesiones han perseguido a los de Klopp toda la temporada. Tampoco estará Gundogan, el arquitecto de su fútbol. Ni Robert Lewandowski, sancionado para el partido de ida.

Con bajas también en defensa, aunque con Matt Hummels ya recuperado desde hace unas semanas, el Dortmund sólo tiene una carta por jugar. Sin Götze y Gundogan, y ante un Madrid que quiere más la pelota que el año pasado, ya no puede abrumar desde el toque y la posesión. Sus opciones pasan por ser muy sólidos atrás y atacar con la velocidad de Marco Reus y Aubameyang. A lo que habría que sumar a Lewandowski para el partido de vuelta, si es que llega con opciones.

El Real Madrid es claro favorito, pero resulta que la principal virtud de su rival viene a incidir en lo que se ha mostrado como una debilidad en las últimas fechas: el excesivo espacio entre la defensa y el centro del campo, que hacen un equipo demasiado largo, ideal para un jugador como Reus. Viene de hacer un hat-trick este fin de semana, y sobre él pivotan todas las esperanzas de un equipo deslucido pero que sigue teniendo armas para incomodar a cualquiera.

Víctor Ruiz de Almirón

Borussia Dortmund, el reto de volver a empezar

trioComo un relato inacabado, la historia del Borussia Dortmund vuelve al principio. Como si el escritor fuese incapaz de encontrar el desenlace. O tal vez insistiéndonos en que su destino sea ese, ver como el final nunca llega, ver como cada paso adelante es solo el comienzo de un camino en dirección contraria. Como volver a la infancia cuando ya se ha madurado.

 El fútbol tal vez no sea propenso a tanta reflexión, pero no es difícil tratar de adivinar como se sentirá en estos momentos un aficionado del equipo amarillo. La confirmación del fichaje de Robert Lewandowski por el Bayern de Munich supone un paso más en la descapitalización que está sufriendo el equipo que el pasado curso asombrase al fútbol europeo con un fútbol fresco y atrevido que le permitió tutear a los mejores del mundo. Son aquellos éxitos los que ahora le hacen atisbar una travesía en el desierto.
Ya en verano, Mario Götze, el mediapunta sobre el que Jürgen Klopp cimentó su estilo, abandonaba el nido rumbo a Munich. Como antaño hiciese, el incuestionable líder del fútbol germano atrae para sí todo lo que destaca en la competición doméstica y que cuestiona su hegemonía. Lo sufrió en su día el Bayern Leverkusen con la marcha de Michael Ballack, después de haber llevado al equipo a la final de la Champions que perderían contra el Real Madrid.
Con la salida de Götze y Lewandowski, ya solo queda Marco Reus como exponente de aquel tridente que martirizó a los españoles con las eliminaciones europeas de Málaga y Real Madrid. De los tres, tal vez el menos valorada por el global de los aficionados, pero el más admirado por quienes más seguían la liga alemana. Si Götze era la magia y ‘Lewa’ el gol, Reus era algo así como las dos cosas, un portento de verticalidad que entraba en las defensas rivales como el cuchillo en la mantequilla.
Pues bien, parece que su destino también es abandonar el Signal Iduna Park. Se habla de un posible interés del Fútbol Club Barcelona, pero su destino más probable es la Premier League, en donde su fútbol encajaría a la perfección. Arsenal, Manchester City, pero especialmente Manchester United suenan como destino de esta perla alemana de 24 años. Si bien no es lo que más necesita el equipo de Moyes, su llegada mejoraría notablemente el nivel en las posiciones que estaría llamado a ocupar, pues es infinitamente superior a jugadores como Nani, Valencia o Young.
A su posible marcha, y a las ya confirmadas, hay que sumar la más que probable  salida de Ilkay Gündogan rumbo Concha Espina. El alemán es la pieza que completaba el puzzle, clave en su trabajo en el mediocampo para sacar brillo y organizar el trabajo de aquel tridente letal. Tampoco se le atisba un futuro mucho más largo en el equipo al central Mats Hummels. Sus salidas obligarían al Dortmund a una catarsis total, y hacen pensar en un agosto de 2015 en el que nos encontremos ante una alineación irreconocible. Volver a empezar, y así toda la vida.
El resto de equipos necesitan reaccionar
Convendría estar atento a los movimientos colaterales del fichaje de Robert Lewandowski por el conjunto bávaro. El primero y más obvio es la más que probable salida del actual “9” del equipo de Guardiola, el croata Mario Mandzukic, que tiene nivel de sobra para ser algo más que un recambio. Esta apuesta del Bayern amenaza con hacer casi eterno su actual dominio sobre el fútbol europeo, y obliga a equipos como el Chelsea o el Real Madrid ha solventar sus deficiencias en la posición del delantero centro. Ambos equipos deberán repartirse los dos únicos delanteros que parece que podrían salir de sus actuales equipos y que tienen nivel para hacerles ostensiblemente mejores: Radamel Falcao y, especialmente, el que quien escribe estas líneas gusta de llamar “el futbolista del momento”: Luís Suárez.