Archivo de la etiqueta: Eurocopa 2012

La historia a nuestros pies

La selección española tiene por derecho un lugar reservado en la historia del fútbol. Muchas serán recordadas, pero ninguna gozará del hito de haber conquistado de manera consecutiva tres torneos internacionales. El día de hoy es para la historia del fútbol, un día para recordar. Esta generación de futbolistas españoles se ha convertido en los baluartes de un estilo futbolístico que será recordado.

Hoy es un día para el recuerdo, para homenajear a quien fraguó este equipo: Luis Aragonés. Un hombre que cimentó un bloque y despertar un espíritu competitivo y un juego del que siempre habían carecido nuestros combinados nacionales. En segundo lugar a Vicente del Bosque, quien recogió el testigo y supo renovar un equipo difícilmente mejorable. Su acierto en la convocatoria de Jordi Alba para el lateral izquierdo, un puesto huérfano desde 2010, ejemplifica esto a la perfección. Además, se ha convertido en el entrenador más laureado. El único capaz de ganar una Champions, una Eurocopa y un Mundial.

Es cierto que en esta Eurocopa han surgido muchas críticas al seleccionador. Los que las hicimos las realizamos desde la convicción de que este equipo podía jugar mejor y sacar un fútbol mejor. Cuando se vive únicamente del éxito caer en la autocomplacencia y perder la actitud crítica es el primer paso para iniciar el descenso. No hay mayor favor que la crítica desde la lealtad. Esta actitud de constante superación es desde luego parte del éxito y eso sin crítica es imposible.

En la final frente a Italia este equipo encontró el buen juego que se había negado durante todo el torneo y culminó su dictadura en el fútbol internacional. En el horizonte 2014 y el mundial de Brasil. Parece que jugadores como Puyol, Xavi o Xabi Alonso pueden no llegar a la cita, pero jugadores como Ramos, Iniesta, Cesc o Casillas si estarán allí, y junto a las incorporaciones de talentos como Adrián, Thiago o Muniaín garantizan que este equipo al menos competirá con garantías por ampliar la gesta.

El equipo se ha comportado espectacularmente en las tareas defensivas y por encima de todos un hombre: Sergio Ramos, que se consolida como uno de los mejores centrales del mundo. Además de él, los otros jugadores a resaltar por su gran actuación serían Cesc, Iniesta y Jordi Alba. Unas palabras también para Fernando Torres, que sin desplegar un buen juego ha logrado finalizar como pichichi del torneo. Y en representación de todos ellos, el capitán: Iker Casillas, el hombre que ha levantado estos tres trofeos para la historia, siempre con actuaciones portentosas y que bien valen un Balón de Oro.

La España de Casillas o de Iniesta, que representan el mejor rendimiento en el global de los tres triunfos, ya se encuentra en la historia junto a los más grandes combinados de la historia y con gestas que ninguna ha logrado. Gracias a una generación que siempre seguirá viva en la retina de todo lo que huela a fútbol.

La sombra de Panenka 42 años después

En el año 1976 Alemania se presentaba en la Eurocopa de Yugoslavia con un combinado liderado por Franz Beckenbauer. El combinado de la Alemania Federal llegaba a la cita para defender el título logrado en el año 72 y como campeona del mundo, en virtud al título logrado en el año 74. Se trataba pues de una racha majestuoso que pretendía sellarse con el tercer triunfo internacional consecutivo.

Pero en la final ocurrió algo inesperado. La selección Checoslovaca se alzó con la victoria en una tanda de penaltis que pasó a la historia. En ella, Antonin Panenka transformó el penalti decisivo, con una sutil técnica de lanzamiento que pasaría a la historia y que se registraría en la jerga futbolística con el apellido de su primer ejecutor.

46 años después España se enfrenta al reto de lograr su tercer título internacional consecutivo, un logro jamás conseguido y del que nadie estuvo nunca tan cerca desde que Alemania cayese ante la magia de Antonin. Brasil y Francia ganaron al igual que España dos títulos de forma consecutiva. Brasil lo logró tras ganar el Mundial 2002 y la Copa América 2004, mientras que Francia se alzó con el Mundial del 98 y la Eurocopa del 2000. Sin embargo, ninguna de ellas rindió a la altura en la competición en la que competían para lograr el triplete.

España sí lo ha hecho, y al margen de las críticas al juego, ha logrado plantarse en la final ante una Italia en la que todos quieren ser Panenka. Por encima de todos los jugadores italianos sobresale uno: Andrea Pirlo, el motor y arquitecto de una selección transalpina a la que no se le recuerda un trato de balón tan cuidado. De lograr el título se alzarían con su segunda Eurocopa, tras la conquistada en 1968. España pelea por su tercer título europeo, lo que le igualaría con la poderosa Alemania.

Esta selección ya ha hecho historia y tendrá un hueco entre las mejores generaciones de la historia de los combinados nacionales. Un lugar reservado junto a la Holanda de Cruyff, la Argentina de Maradona, el Brasil de Pelé, la Francia de Zidane, la Uruguay de los años 30 y el maracanazo y por supuesto a la Alemania de Beckenbauer. Ni por títulos ni por sello futbolístico el legado histórico de esta selección es inferior al de las anteriormente mencionadas.

Por delante solo queda el reto de la historia. El reto de que Ramos supere a Beckenbauer, para lo cual necesitamos que Pirlo no se convierta en Panenka. Una gran final está servida, y cualquier resultado tendrá un lugar reservado en la historia del fútbol. La épica del logro jamás alcanzado o la gallardía de quien evitó la gesta.

Los semifinalistas: España

Eurocopa 2004: Fase de grupos

Mundial 2006: Cuartos de final

Eurocopa 2008: Campeón

Mundial 2010: Campeón

Ranking FIFA: 1

Tras casi 100 años con un único título que echarse a la boca, la Eurocopa de 1964, La Roja ha dejado a un lado todos sus complejos y ha dejado de recordar sus grandes pifias como ‘el penalty de Raúl’, ‘el fallo de Arconada’ o el de Zubizarreta, ‘el codazo de Tassotti’… y un largo etcétera que acompañaban la leyenda negra de los cuartos de final.

Ya no es el equipo que siempre aspiraba a algo pero que siempre se quedaba en la cuneta. No es esa selección rácana de Clemente, no es esa selección que no llegaba a concretar de Camacho, no es el desastre de Sáez. Luis Aragonés reunió un grupo de chavales brillantes en 2006, pero el Mundial de Alemania fue especialmente cruel con Fábregas, Torres, Villa, Iniesta y Sergio Ramos, que se quedaron fuera en los dichosos cuartos de final, contra el último aliento de la generación de Zidane, Trezeguet y Henry. Todos teníamos la sensación de que el camino iniciado era el bueno, esta generación tenía buena pinta o eso queríamos creer, ya que era la encargada de renovar España tras el varapalo de la Eurocopa de Portugal, dónde el equipo ni siquiera pasó de cuartos.

La Eurocopa 2008 era la última oportunidad de Aragonés, del que se especuló que ni siquiera llegaría a la competición tras el desastroso periodo de la selección entre tras el Mundial de Alemania. El máximo goleador de la historia de la selección, Raúl, se quedaba fuera de las listas desde la hiriente derrota del combinado español ante Irlanda del Norte, por 3-2. Pero el equipo era bueno, Aragonés le cedía toda la responsabilidad a un Xavi muy maduro, Silva e Iniesta se encargaban de la magia y Torres y Villa de los goles.

España ganó la Eurocopa sin dejar ninguna duda, con un nuevo estilo que más tarde haría suyo, nació la España del Tiki-taka, combinaciones en corto hasta el área, jugadas de mil toques, pases exquisitos y mucho equilibrio. La misma fórmula que continuó Del Bosque para hacerse con el Mundial 2010 más tarde.

Tocar poco el dibujo (añadió el doble pivote que tan buenos resultados le dio en el Real Madrid) y no cambiar los cimientos del grupo fue clave para dar continuidad a este equipazo, con el que Del Bosque ha superado una vez más la maldición de los cuartos entre miles de palos de unos y de otros, por añadir una variante a su juego, el equipo sin delantero, con el que parece que algunos no queremos lidiar, pero cuyos resultados son difícilmente discutibles. En el camino de la selección para este triplete (Eurocopa-Mundial-Eurocopa) que nadie ha conseguido jamás, está el mejor jugador del torneo y máximo aspirante a Balón de Oro, Cristiano Ronaldo, que buscará ante España su gol 70 de la temporada.